NORDIC WALKING, ACUPUNTURA Y CÁNCER DE MAMA

Hoy resumo este interesantísimo estudio realizado por un equipo de investigación dirigido por mi colega y Formador Nacional INWA en Italia, el Dr Andrea Di Blasio, con quien en 2016 tuve el placer de colaborar en este otro artículo.

El trabajo que resumo hoy comienza poniendo en valor la utilidad de distintos tratamientos integrativos como la acupuntura, la nutrición, el masaje, el ejercicio físico así como terapias cuerpo-mente tanto para la prevención como el manejo de síntomas derivados de la enfermedad y el tratamiento; y para mejorar la calidad de vida de pacientes oncológicos.  A continuación destaca el papel tanto de la acupuntura como la marcha nórdica en pacientes con cáncer de mama: 

Acupuntura

Señalan que se trata de una técnica en la que distintos puntos determinados son estimulados penetrando la piel con una aguja metálica muy fina. Esta técnica se ha mostrado eficaz contra las náuseas inducidas por la quimioterapia, neuropatías, dolor, linfedema, sofocos, fatiga, estrés, ansiedad y alteraciones del sueño. Esto es así en parte gracias a que esta práctica favorece la distribución equilibrada de fluidos corporales.

Ejercicio físico

Se destaca que la literatura científica también ha corroborado su importante papel para una correcta distribución de fluidos corporales. Esto es así tanto por mecanismos como el sudor, como por procesos metabólicos y los efectos del movimiento en sí mismo.

Marcha nórdica

Ésta ha mostrado, en cáncer de mama, beneficios para prevenir y mejorar la sintomatología del linfedema, mejorar desequilibrios musculares, postura, rango de movimiento del hombro, la fuerza tanto del tronco como de las extremidades superiores. Asimismo ha mostrado beneficios en otras variables relacionadas con la calidad de vida como dolor articular, depresión o autoeficacia entre otros.

También ha mostrado mejoras en cuanto a la mejora de la distribución de fluidos corporales.

Por todo lo expuesto la hipótesis del estudio es que la marcha nórdica pueda simular y/o potenciar los efectos de la acupuntura en la distribución de fluidos corporales.  

En el estudio quisieron comprobar: (a) los efectos de la acupuntura; (b) los efectos de la marcha nórdica; y (c) los efectos combinados de la acupuntura y la marcha nórdica en la distribución de fluidos corporales. Se empleó la bioimpedancia eléctrica como método de estimación de la composición corporal.

Participaron 80 mujeres con cáncer de mama mayores de 40 y menores de 65 que hubiesen tenido cirugía no menos de 8 meses antes, que no hubiesen recibido ni estuviesen recibiendo quimioterapia, que estuviesen recibiendo radioterapia, sin enfermedad endocrina, sin linfedema y sin recibir terapia manual o masajes en los 2 meses previos a comenzar el estudio. Tampoco podían estar tomando medicación o suplementos que afectaran a la distribución de fluidos, no fumadoras, que no hubiesen recibido acupuntura en el pasado y que no hubiesen practicado ejercicio físico en los 3 meses anteriores al comienzo del estudio, excepto el grupo de marchadoras nórdicas.

Se consideró marchadora nórdica a quien hubiese recibido 10 horas de clases con Instructores/as de la Federación Internacional de Nordic Walking (INWA) y además pasaran una prueba en la que 2 Instructores/as verificaran de forma independiente una técnica correcta.

De las 80 mujeres 38 no practicaban ejercicio y 42 eran marchadoras nórdicas que habían practicado 8-12 semanas, dos veces por semana un total de 3 horas semanales. Se asignaron a dos grupos:

1. Medidas antropométricas + 10 minutos de reposo en supino  + análisis mediante bioimpedancia eléctrica  + acupuntura en posición supina (30 min) + análisis mediante bioimpedancia eléctrica

2. Medidas antropométricas + 10 minutos de reposo en supino  + análisis mediante bioimpedancia eléctrica  + reposo en posición supina (30 min) + análisis mediante bioimpedancia eléctrica

Tras una semana de descanso los grupos se intercambiaron para repetir mediciones.

Tal y como habían expuesto en su hipótesis, los resultados del estudio muestran que el grupo de marchadoras nórdicas obtiene mejores resultados. La ventaja de la marcha nórdica es que es un ejercicio que trabaja todas las grandes cadenas musculares y por tanto favorece el retorno linfático tanto por la contracción-relajación de la musculatura, como por el efecto de bomba que producen tanto el ciclo de apertura y cierre de las manos como los pies. Se destaca que la marcha nórdica estimula el sistema fascial, determinante a la hora de describir los meridianos de la medicina tradicional china.

El estudio concluye que tanto la acupuntura como la marcha nórdica producen efectos favorables en la distribución de fluidos corporales. Sin embargo, la marcha nórdica acelera los beneficios de la acupuntura y elicita mayores beneficios que la acupuntura sola. Se recomiendo por lo tanto prescribir acupuntura y marcha nórdica en combinación para mejorar los beneficios en la distribución de fluidos corporales, para mantener los beneficios de la acupuntura e incluso para preparar al cuerpo mientras ésta no está disponible.

Referencia:

Di Blasio, A., Rinaldi, M., Morano, T., Izzicupo, P., Dell’aquila, S., Grossi, S., … & Cianchetti, E. Effects of acupuncture and Nordic walking practice, and their interaction, on bodily fluids distribution of breast cancer survivors. Human Movement24(1). [Online 27/10/22]

Foto Fotos de Stock por Vecteezy

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: